Si recibes un pedido y el email del cliente es inválido usa el sentido común y elige la mejor forma de intentar ponerte en contacto con él/ella. Quizá una de estas sean las mejores opciones:

  • Llama al cliente por teléfono si ha facilitado un número.
  • Si ves algo raro en el email quizá puedas intentar corregirlo (por ejemplo, jose@gmail.cm debería ser jose@gmail.com).